“Ansiedad “, termino comunmente utilizado en estos día. Etimológicamente esta palabra es proveniente del latín, indica cualidad o estado, puede simbolizar significa angustias, deseos desesperados o incontrolables. Según el diccionario etimológico esta palabra remonta a una raíz indoeuropea que significa estrecho o doloroso.

Ansiedad en contexto

     Doy vueltas a mis ideas tratando de entender sobre el origen de la palabra ANSIEDAD y me atrapa el significado que enuncia “estrecho/doloroso. Visualmente esta definición me ubica en un camino angosto el cual debo recorrer con una mochila llena de sentimientos inhibidores. El dolor implica sufrimiento y éste, a mi juicio, implica tristeza.

     Para ilustrar, imaginemos un pinchazo con una aguja, frente a un estímulo vendrá inmediatamente una respuesta. Así es la ansiedad, una respuesta emitida por el cerebro cuando éste comprueba la existencia de un peligro. La ansiedad desencadena sentimientos y algunos de ellos son calificados como inmovilizadores, inhibidores. Como primera conclusión, la ansiedad es una respuesta a un estímulo.

     Me surgen unas dudas. Si algunos sentimientos desencadenantes de la ansiedad califican como inhibidores, existirán otros calificados como deshinibidores? Con base a la pregunta anterior vuelvo a preguntarme ¿¡¡Es la ansiedad negativa o positiva!!?

     Durante la búsqueda de información para aclarar mis dudas hallé que el problema radica en la existencia y desconocimiento de dos tipos de ansiedad, Sí, no es uno, son dos: La Ansiedad Positiva: la respuesta como consecuencia de peligros reales, y ** Ansiedad Negativa**: que responde a miedos que sólo están en nuestra imaginación.

     La ansiedad positiva nos ayuda a movilizarnos, es deshinibidora, la negativa en cambio es inhibidora, nos bloquea y nos impide sacarle provecho a la vida. La ansiedad negativa generan pensamientos aun más ansiosos y con riesgos a forjar más ansiedad. Los pensamientos ansiosos infunden miedos, temores, olvidos, lucha interior y enfermedades, también puede dejarnos atrapados y sin salidas ante grandes situaciones de la vida.

     Los temores no siempre derivan de nuestras actuaciones, también puede generarse de de las circunstancias, algo brusco o repentino lo que quiere decir que siempre estarán latentes. En este caso los pensamientos ansiosos nos puede colocar en tensiones haciéndonos pensar en los peligros posibles y hasta los imposibles, incluyendo aquellos a los que podrían exponerse las personas que más amas, ¡una verdadera pesadilla! un estado de zozobra y expectación constante, como si estuviésemos esperando con grandes deseos la próxima mala noticia.

Cuando entran en juego los pensamientos negativos, vivimos pensando por ejemplo, que todo saldrá mal. Esta acción sería agotadora y estresante. Una cosa es prevenir o estar atentos para los contratiempos y otra muy diferente es avizorar el fracaso, un poder dado a la palabra y una orden captada por el cerebro el cual terminará generando un nivel de ansiedad extrema e implacable para nuestra salud mental y emocional.

     Para dar otro ejemplo sencillo, una ansiedad a la cual continuamente nos sometemos es, al temor al juicio social. La ansiedad social dependerá de la relación que existe entre el mensaje y las creencias previas del receptor el cual se ancla con facilidad en el cerebro. Frente a una ansiedad social, las personas puede sentirse incómoda, se hacen prejuicios sin argumentos, toman las cosas negativamente y de manera personal, se sienten inferiores a otros, se ruborizan, sudan, tiemblan ante los demás y como resultado, adoptamos actitudes de intriga, dañina y perjudicial tanto para sí mismos como para los otros. para diferenciar, una ansiedad positiva es una respuesta ante un estímulo, un ansiedad negativa es unaactitud producto de alguna patología.

¿Recomendaciones?

1.- Si en algún momento han sentido que sus pensamientos son bombardeados por ansiedades incontrolables y califican como negativa es importante buscar ayuda. Mientras ellas estén presentes será difícil pensar con claridad.

2.-Una persona ansiosa manipula y distorsiona la realidad dado los pensamientos intrusivos. Por todo lo aquí expuesto la sugerencia es buscar ayuda para de esta manera identificar cuando nuestra ansiedad es positiva y cuando es negativa.

¿Conoces personas ansiosas? De ser positivo, tiende tu mano, ayúdale a entender que esta situación no es normal y puede recibir tratamiento y las oportunidades para superarlos van en aumento.


Ha sido un placer acompañarnos mutuamente en este nuevo camino lleno de experiencias y aprendizajes. Cualquier aporte a este post sumará para todos aquellos en búsqueda de trabajar sus emociones. Esto dispuesta a desaprender para aprender de nuevo.


La fotografía principal es cortesía de Pixabay, la segunda fotografía y separador es de mi propiedad @belkisa758

Frida Kahlo | Entrevista

Fuente Saludos a todos los usuarios de la gran comunidad Steemit. Bienvenidos al mejor canal de entrevista de esta era […]

Magda |Relato Corto

Magda encerrada en sí misma y en sus pensamientos se levantó como muchos otros días o como uno de esos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *